Tips para asegurar tu auto

Tener tu auto asegurado es obligatorio según la ley vigente en Argentina. Esta ley establece que tenés que contratar un seguro contra terceros. Pero, ¿qué pasa si estás por comprar un auto usado? ¿O un 0 KM? ¿O por vender el tuyo? ¡Cuántas preguntas!
No te preocupes: a continuación, te resolvemos algunas de las dudas más frecuentes con la ayuda de un especialista en Customer Experience de iúnigo.

Voy a comprar un auto usado: ¿cómo hago para asegurarlo?

Si todavía no tenés el auto a tu nombre, podés enviarnos la cédula del titular anterior para pasar la inspección y después, cuando la tengas a tu nombre (ya que es un proceso que puede tener algo de demora) nos la enviás por mail y la actualizamos. No hay ningún problema para asegurarte con la cédula del titular anterior. 

Podés elegir la empresa aseguradora que vos quieras, no tenés que quedarte con la que haya elegido su dueño anterior. 

Si comprás un auto usado que ya tiene iúnigo, tenés que hacer una nueva póliza y darte de alta de nuevo. En este caso, comunicate por teléfono (11-5171-4211) porque tenés un descuento especial: 35% off en el segundo y tercer mes*. Tenés que hacerlo de manera telefónica y tener el número de patente. Avisale a tu asesor de ventas para que pueda aplicarlo.
*Consultá la vigencia de la promo con tu asesor iúnigo.

Si el auto estaba asegurado con otra empresa y querés pasarte a iúnigo, es muy importante que no te des de baja de la anterior hasta tener aprobada la inspección con nosotros.

Podés mantener el seguro de la otra persona hasta que puedas terminar la transferencia y darte de alta. 

Si el auto tiene alguna deuda, te recomendamos hablarlo con quien te lo esté vendiendo para coordinar de antemano. Si vas a hacer la transferencia enseguida, te conviene hacer un acuerdo entre partes y mantener el seguro anterior hasta que puedas darte de alta y tener aprobada la inspección con iúnigo. La idea es que no tengas el auto sin seguro, ni siquiera unas horas.

Algo importante a tener en cuenta: preguntale a la persona que te vende el auto cómo contrató el seguro y averiguá cómo darlo de baja antes de completar la transacción, porque puede tenerlo contratado a través de un productor o un tercero.

Voy a comprar un 0 KM, ¿cómo y cuándo me conviene contratar mi seguro?

Si vas a comprar tu auto nuevo en una concesionaria, tené en cuenta que podés elegir el seguro que vos quieras. Te recomendamos leer la letra chica de los contratos en caso de que mencione un seguro obligatorio.

Cuando ya estés por retirar tu auto y nos llames para tener tu póliza, previo a poder hacer la inspección, habitualmente lo que se hace es poner una patente provisoria. Este número se usa para dar de alta la póliza y que puedas salir de la concesionaria con seguro. 

Cuando sepas la fecha de entrega del auto, el alta y la póliza se activan a partir de ese día. En ese momento, te bajás la app y hacés la inspección. 

Para los 0 KM, lo único que necesitás es la cédula verde (o algún comprobante de la cédula) y el certificado de no rodamiento. Por tratarse de un 0 KM, no hace falta que subas las fotos para la inspección.

En todos los planes, tenés las primeras 72 horas cubiertas aunque todavía no hayas hecho la inspección. Es importante que la hagas durante ese lapso, pero esto es para que puedas salir del concesionario y estar cubierto para circular. Una vez que ya tenés el número de patente, te comunicás con nosotros para actualizarla. 

Si tu auto es prendado, podemos asegurarlo sin importar en qué cuota se encuentre tu prenda. Lo único que necesitás es el aval de tu acreedor prendario para cambiar de seguro. 

Voy a vender mi auto usado: ¿cómo me doy de baja?

Si vas a vender tu vehículo y querés darte de baja, tené en cuenta que al asegurar tu próximo auto vas a tener 35% de descuento en la segunda y tercera cuota*. Si además le sugerís a tu comprador que se sume a iúnigo y contrata su póliza con nosotros, recibís una giftcard de $6000 en supermercados*.
*Consultá la vigencia de la promo con tu asesor iúnigo.

Tips para asegurar tu auto

Tené en cuenta que si das la baja por venta antes de tiempo, te quedas automáticamente sin cobertura. Por eso, te conviene hacerlo cuando ya le entregaste el auto a la persona.

Hay muchas compañías que tienen límites de tiempo para darse de baja. Con iúnigo podés darlo de baja en cualquier momento. Por eso, si tenés otra aseguradora y querés cambiarte a iúnigo, primero comunicate con tu otra compañía y averiguá si podés darlo de baja. 

Si tenés que dar de baja tu auto por venta, no tenés que comunicarte con ningún tercero. Sólo tenés que llamarnos y en ese mismo momento, sin límite de tiempo, te damos de baja. Te devolvemos el proporcional de los días no utilizados de la cuota, que vas a ver reintegrado a través del mismo medio de pago en los días siguientes.

Podemos hacer la cancelación de tu póliza por venta hasta diez días retroactivos. Si entregaste el auto hace más de diez días, vamos a necesitar que nos envíes el comprobante de venta por mail para completar la baja retroactiva.

Si querés cambiar de aseguradora, funciona de la misma forma, sólo te vamos a pedir el certificado de cobertura o comprobante de pago de la otra compañía. 

Algunas cuestiones legales importantes: cuando entregues tu vehículo, tené en cuenta que la eximición de la responsabilidad civil sólo opera cuando realizás la denuncia de venta ante el Registro Automotor correspondiente. Si estás en CABA, una vez que hagas la denuncia de la venta tenés que presentarla en AGIP. Podés consultar al 0800-999-2727. 

No hagas la baja del seguro antes que la denuncia de venta. Lo ideal es que puedas coordinar con tu comprador para hacer la transferencia en el Registro Automotor en el que esté radicado el auto. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *