¿En qué países confían más en una jubilación cómoda?

Los españoles estamos cerquita del furgón de cola en lo que a confianza sobre una jubilación cómoda se refiere. Pero ¿quién y por qué encabeza estos niveles de confianza? probablemente el listado proporcione más de una sorpresa.

Según el Estudio de Preparación para la Jubilación realizado a nivel internacional por AEGON  tan sólo un 8% de la población española en activo se muestra confiada en mantener una jubilación cómoda sin pérdida de poder adquisitivo y con un estilo de vida similar en lo económico al desarrollado durante su etapa profesional. Por detrás de nuestro país en este ranking de confianza en el futuro de la jubilación nos encontramos con países como Japón o Francia con peores porcentajes, sin embargo, la lista la encabezan algunos de los países BRICS además de (siempre presente en estos rankings) EEUU.

Confianza jubilación cómoda

Los españoles siguen sin estar preparados para su jubilación

Emergentes a la cabeza

No es ninguna casualidad que los dos primeros puestos del ranking de confianza en una jubilación cómoda los ocupen dos países pertenecientes al grupo BRICS,  como China e India como tampoco es casualidad que los siguientes puestos se correspondan a Estados Unidos y Holanda.

El primero de los casos el crecimiento económico de los últimos años ha impulsado una sensación generalizada de bonanza económica y crecimiento que repercute en la confianza del ahorrador. No en vano esta situación ya se ha dado de algún modo en nuestro país en periodos anteriores a la crisis donde la confianza en la jubilación dorada era muy superior a la actual.

En el segundo de los casos, EEUU y Holanda, estamos ante países con un altísimo nivel de aseguramiento personal general y particularmente orientado a la jubilación.

En el caso español, el citado estudio refleja una situación de infra aseguramiento donde el Índice para la Preparación de la Jubilación de Aegon se sitúa en cinco, lo que viene a ser prácticamente un punto por debajo de la media global.

Indice ARRI

Este índice se establece teniendo en cuenta el grado de compromiso en seis puntos básicos – Responsabilidad, Conocimiento, Comprensión, Planificación, Ahorro y Expectativa – para determinar el nivel de preparación de la ciudadanía de cara a la jubilación.

Planes de jubilación

Un panorama complejo

El panorama en nuestro país no sólo resulta complicado por la percepción del ciudadano, muy baja y poco optimista como hemos podido comprobar, sino también por la mejora de los accesos a los planes de jubilación.

Si atendemos a los datos del estudio encontramos cifras como que el 51% de las empresas españolas no viene a ofrecer ningún tipo de servicios de planificación para la jubilación, pero más allá aún este dato, un 14% de los encuestados ni siquiera sabe si su empresa puede ofrecerle o no dichos servicios.

¿Cómo encontrar seguros médicos baratos?

Hoy en día encontrar un seguro médico barato no resulta excesivamente complejo. Simplemente con acudir a los diversos compradores de seguros existentes en la red  vamos a poder determinar cuáles son los seguros médicos baratos dentro de esa comparativa. Sin embargo, aunque el precio es importante en lo seguros, lo realmente importante es encontrar una póliza que una un buen precio y un buen nivel de cobertura de nuestras necesidades personales y familiares, y esto ya no es tan sencillo.

En este artículo puedes repasar qué son los periodos de carencia en los seguros médicos.

Una de las grandes ventajas con las que partimos, y desde luego no es una ventaja menor, resulta ser la enorme variedad de productos de aseguramiento que han surgido en el mercado en los últimos años. Hoy en día vamos a encontrar seguros de salud prácticamente desde 20 € mensuales que pueden aumentar casi hasta lo que el asegurado desee, los niveles de cobertura y la flexibilidad a la hora de incorporar diferentes modelos de protección, hacen que los precios de los seguros médicos posean una horquilla difícilmente visible en otros productos de aseguramiento.

SEGURO MEDICO BARATO

¿Por qué un seguro médico?

Este es un debate sobre el que tal vez no nos pongamos de acuerdo todos. Si bien históricamente los seguros médicos mantienen un crecimiento estable, que se ha disparado en los últimos años, en nuestro país a diferencia de otros países del entorno, no son un producto aún extendido de manera masiva.

Sin embargo, tras la explosión de la crisis a partir del año 2007, los sucesivos recortes que la sanidad pública ha tenido que aplicar, han motivado que sean muchas las personas que revisen su actitud con respecto a los seguros de salud. Esto, unido a un impulso muy notable por parte de las aseguradoras, que visualizar el potencial de crecimiento de estos seguros, en detrimento de otros seguros que crecen mucho menos (y resultan menos rentables) como los de coches, hacen que la oferta haya mejorado de manera espectacular.

En este contexto se puede asegurar que prácticamente existe un modelo de seguro médico para cada bolsillo, algo que una década atrás no era tan sencillo afirmar, por tanto, a partir de unos precios realmente asequibles y de los niveles de coberturas configurarles, la mejora de los niveles de protección familiar parece sin duda una buena idea.

¿Qué tienen los seguros médicos baratos?

Debemos diferenciar, las tarifas básicas de los seguros no necesariamente van a coincidir siempre por los seguros médicos más baratos. Generalmente las tarifas básicas van a incluir cuestiones como la atención primaria, el acceso a determinados especialistas y tratamientos, así como pruebas médicas, urgencias, asistencia hospitalaria y a domicilio. Esto vendría a ser un seguro medio con unas tarifas básicas, que podría empezar a complementarse con servicios añadidos, como las coberturas dentales, la asistencia en el extranjero, la atención psicológica…

Sin embargo, cuando realizamos una comparativa y nos fijamos en los seguros médicos más baratos, probablemente descubramos que en general, sólo vienen a cubrir cuestiones como la asistencia ambulatoria, o excluir otras cuestiones como los ingresos hospitalarios, además de incorporar en la mayoría de propuestas la opción del copago, copago que dependiendo de la oferta puede referirse sólo a una parte de las consultas o incluso todas.

SEGUROS MEDICOS BARATOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quien acude a este tipo de seguros, a los que podríamos definir como más baratos en la escala, debe saber que por regla general esas pólizas por menos de 20 € mensuales, efectivamente no van a incluir hospitalización, y habitualmente se viene a tratar de una propuesta de un cuadro médico amplio, con posibilidad de elección, y que incluya determinadas coberturas o valores añadidos, por ejemplo la cobertura dental. En estos casos los copagos, dependiendo del tipo de consulta, pueden rondar los cuatro o cinco euros por consultas ambulatorias y subir hasta los 10 € por ingresos en urgencias. Es muy difícil encontrar un seguro médico barato con cobertura de hospitalización incluida por debajo de los 25 € mensuales, salvo ofertas muy puntuales.

En qué fijarte al contratar tu seguro de salud barato

    • Copagos y límites económicos: obviamente, en un seguro en el que el copago va estar presente en prácticamente todas las consultas, es fundamental que lo tengamos en cuenta. Pero, más allá incluso de esto, debemos valorar los límites económicos que el producto establece, ya que debemos tener en cuenta que por ejemplo, superar los límites establecidos en un tratamiento supondrá que debemos asumir la diferencia nosotros.
    • Las exclusiones: este es otro aspecto básico en las pólizas de seguros baratos. Por defecto, existen una serie de coberturas que quedan excluidas en casi todas las pólizas de seguros médicos (inicialmente) y que en el caso de los seguros baratos se multiplican. Es muy importante tener en cuenta estas exclusiones, así como valorar los límites de edad que la compañía que hayamos elegido valora como no aceptables ante determinadas patologías o enfermedades, esto resulta muy importante sobre todo en personas de cierta edad (suelen aplicarse las restricciones a partir de los 60 años) ya que o bien podemos quedar sin cobertura, o bien nos puede suponer un coste añadido muy importante.
    • Los periodos de carencia: todos los seguros van a aplicar los periodos de carencia de un modo u otro. Estos períodos se corresponden con el plazo de tiempo que transcurrirá desde la entrada en vigor de la póliza contratada hasta que la cobertura concreta sea efectiva. Por poner un ejemplo, la cobertura de embarazo puede llegar a tener un periodo de carencia de hasta 12 meses, por lo que si una mujer contrata un seguro de salud embarazada, la póliza no va a aplicar las coberturas de pruebas relacionadas con el embarazo ni tampoco proporcionará acceso a asistencia privada durante el parto, ya que, no ha transcurrido el periodo de carencia exigido.

Cómo se aseguran las catástrofes naturales

Aunque España no es un país en el que las catástrofes naturales son frecuentes debido a que está situado fuera de las zonas de mayor actividad sísmica y alejado del área de paso de los tifones y huracanes, entre otros aspectos, los daños ocasionados por diversos fenomenos naturales en los últimos años ponen de manifiesto la importancia de estar preparados para los imprevistos y contar con una buena capacidad de reacción en este tipo de casos.

Consejos básicos antes de contratar un seguro

España cuenta a día de hoy con un instrumento de actuación para estas ocasiones que supone un éxito de funcionamiento y un ejemplo para otros países. Se trata del Consorcio de Compensación de Seguros, una entidad pública empresarial que, entre otras funciones, cumple la de actuar como fondo de garantía cuando se dan determinadas circunstancias. Su actividad, por lo tanto, está muy relacionada con la cobertura de riesgos de carácter extraordinario.

La resolución de catástrofes naturales en España un ejemplo

El funcionamiento del Consorcio, que combina la participación pública y privada, resuelve con éxito la necesidad de actuar con rapidez y solvencia ante situaciones inesperadas y de gran alcance, y reduce la incertidumbre en el negocio de las aseguradoras, además de permitirles minimizar los costes y, por lo tanto, los precios de sus pólizas. Y es que en España tan sólo un 10% de las empresas cuentan con planes de gestión de riesgos por catástrofes naturales.

¿Se puede ahorrar en seguros?

 Esta cifra pone de manifiesto que los empresarios no están muy concienciados antes los riegos de carácter natural que corren sus negocios, pero la realidad es que las catástrofes se producen cada vez con más frecuencia, también en nuestro país.

 Ejemplos de ello son las cada vez más repetidas inundaciones, el ciclón Klaus del año 2009 o el terremoto de Lorca, en 2011, sin olvidar los destrozos producidos por el oleaje en la costa cantábrica durante este invierno, cuyos costes ascienden ya a más de 100 millones de euros, aunque esta estimación tiene un carácter provisional ya que todavía podrían producirse daños por nuevos temporales. De esta cifra, más de 20 millones corresponderían a la parte de responsabilidad del Estado.