¿Como cambiar una rueda?

Le pasa a todo el mundo pero, cuando llega el momento, nunca sabés bien qué hacer. Para no tener que llamar a alguien que sepa, te la hacemos fácil: a continuación, un instructivo paso a paso para cambiar una rueda.

Si te das cuenta de que algo anda mal y te parece que podés haber pinchado una rueda, frená en cuanto puedas. Si efectivamente está pinchada, vas a tener que cambiarla, así que fijate que sea un lugar seguro. Además, en lo posible que el terreno sea liso y firme.

  1. Llegó el momento de cambiar la rueda. Para esto vas a necesitar:
  • Un gato con su palanca.
  • Una llave cruz que coincida con la medida de los bulones de tus llantas.
  • Unos guantes.
  • Una rueda de repuesto. Chequeá que esté en buen estado. Es clave que esté bien inflada.
  1. Si hay otras personas en el auto, se tienen que bajar. Si llevás objetos pesados, bajalos también. Poné el freno de mano y, si es de noche, prendé las luces de emergencia.

  1. Antes de levantar el auto, aflojá los bulones de la rueda pinchada. Quizás tengas que hacer fuerza parándote sobre la llave cruz.
  1. Ahora vas a tener que usar el gato. Ponelo cerca de la rueda pinchada, bien ubicado debajo del lateral. Levantá el auto hasta la altura que necesites para poder sacar la rueda.

  1. Sacá los bulones de la llanta y guardalos en un lugar seguro, después sacá la rueda pinchada.
  1. Poné la rueda de repuesto y volvé a poner los bulones que habías separado. No los ajustes del todo.

  1. Con cuidado, bajá el auto con el gato y, una vez en el suelo, ajustá bien los bulones para asegurarte de que hayan quedado bien fijados.

¡Listo! Esperamos que haya sido más fácil de lo que pensabas. Tenemos más consejos para ayudarte: ¿ya sabés cómo hacer para cuidar la batería de tu auto?

Los gastos más importantes que tendrás en tu vida

En este artículo, analizaremos tres de los gastos más importantes que vas a tener que asumir lo largo de tu vida.

SEGUROS DE AHORRO

Por, cada vez somos más conscientes de la importancia que tiene ahorrar, ya sea gestionando el dinero de una forma racional , gastando lo justo y necesario, a través de las cuentas remuneradas, o cualquier tipo de opciones que nos produzcan rentabilidad.

Desgraciadamente, muchas veces no somos capaces de ir más allá de la toma de conciencia, de manera que no ponemos realmente en práctica aquello que nos hemos propuesto. Está claro que lo que principal para ahorrar es gastar menos, pero precisamente para poder llevar esto a cabo, es importante saber en qué gastamos más.

Podemos pensar que es suficiente con hacer frente a los gastos hormiga oa otro tipo de gastos imprevistos que resultan innecesarios , sin embargo no vamos a ser capaces de conseguir optimizar nuestra economía si no somos conscientes de los mayores gastos que nos van a abordar en nuestra vida y de cómo podemos abordarlos.

El primero de estos tres grandes gastos, es la vivienda . No importa si tu plan es comprar una casa o pagar un alquiler, en cualquier caso vas a tener que hacer frente a un gasto importante y muy duradero. Y, por supuesto, no va a ser lo mismo que asuma este gasto una persona joven que se va a independizar por primera vez, a una persona de mediana edad, puesto que esta segunda persona ya ha pasado por este gasto y para ella va a resultar mucho más sencillo comprender el impacto del coste de una vivienda, ya simplemente porque puede calcularlo a través de su experiencia.

Por ello, y siendo consciente de que este va a ser uno de los gastos más importantes en nuestra vida, es lógico comenzar a planificar cuanto antes nuestros posibles objetivos a corto, medio y por supuesto, largo plazo.

Lo que hay que saber de los seguros para jubilación

SEGUROS PARA JUBILACION

Los gastos que no controlas

Te recomendamos que comiences por acudir a aquellos ámbitos de gasto donde te desenvuelvas de una forma realmente cómoda, o lo que es lo mismo, no intentes abarcar más de lo que puedas. Es importante que tengamos en cuenta que el coste de la vivienda no sólamente trata del precio del alquiler o de la hipoteca .

Para aquellas personas que son propietarias, aparecen los impuestos, pero además los gastos de consumos, servicios, etc. Por lo que, al hablar del coste total que te va a ocasionar el hecho de poseer una vivienda, debes tener presente todos los gastos a los que nos referimos. Si llegas a superar el 30% del presupuesto que habías destinado exclusivamente a los gastos de tu vivienda, estás entrando en un terreno peligroso. Y si te encuentras por encima de ese porcentaje, es recomendable que comiences a disminuirlo cuanto antes mejor.

En segundo lugar , tenemos el transporte . Resulta ser un gasto al que no acostumbramos prestar demasiada atención, no obstante, con el paso del tiempo termina por ser uno de los más importantes. Recuerda que no sólo nos estamos refiriendo al coste de tus desplazamientos, sino al de toda la familia al completo.

Nos referimos también a la adquisición de vehículos, del coste de mantenimiento y reparación de los mismos, coste de los seguros, además de los gastos extra, como roturas o accidentes. Por supuesto aquí también incluimos los costes que generemos con cualquier otro tipo de transportes a lo largo de nuestra vida.

Debes procurar que en general, tus gastos totales de transporte no superen nunca el 100% de tus ingresos brutos , algo que realmente no es nada sencillo. De la misma forma que ocurre con la vivienda, solemos ser poco realistas respecto a la búsqueda de productos, prestamos poca atención al impacto que sufriremos a largo plazo.

Lo mejor es buscar los métodos de transporte más adecuados para ti y tu familia. En caso de disponer de un vehículo propio, ahorra dinero con un buen mantenimiento del coche y no cambies de vehículo si no es estrictamente necesario. Estas son algunas ideas que pueden serte de ayuda en algún momento, y que pueden darte la posibilidad de ahorrarte mucho dinero.

El último gasto más importante que tendrás en tu vida, y probablemente el más complicado de gestionar, es el consumo . Teniendo en cuenta que dentro del consumo estamos incluyendo gastos básicos, como la alimentación, y también cuestiones relativas al ocio, llegamos a la conclusión de que el consumo es uno de los principales gastos de cualquier economía personal.

Puede que nos resulte siempre más sencillo optar por una casa más barata, o un coche más barato, o usar el transporte público, no obstante siempre nos va a resultar más complicado renunciar a estilos de vida y modelos de consumo que hemos llevado a cabo durante toda nuestra vida.

Lo mejor en estos casos es algo tan sencillo como utilizar presupuestos. Crea un buen presupuesto de gastos e ingresos, aprende a identificar a los que son esos gastos de los que podrías prescindir, y en su lugar podrías utilizar el dinero para el ahorro de tu futura jubilación , por ejemplo.

Además, puedes optimizar tus compras, planificando bien todos tus gastos y evitando el uso compulsivo de modelos de consumo. La clave está en dejar que nuestra economía se guíe más por cubrir de forma correcta nuestras necesidades fundamentales, que por generarnos nuevas necesidades.

Qué tipos de seguros de vida existen

Siempre les acercamos las novedades sobre los distintos productos que están en el mercado, y a veces olvidamos que entre tanta variedad de seguros, uno se pierde y no entiende bien de qué tipo de seguros hablamos. Por eso vamos a empezamos a recordar los distintos tipos de seguros que existen, seguiremos por los seguros de vida.

SEGURO DE VIDA

Esta modalidad tiene como finalidad principal la protección de la familia o seres queridos del asegurado en caso de fallecimiento de éste por cualquier causa (enfermedad o accidente). Por lo tanto, una vez producido el fallecimiento, la aseguradora paga a los beneficiarios especificados previamente por el Asegurado, una cierta suma a cambio de la prima que se ha ido pagando por tanto se trata de un tipo de productos que influye de manera muy directa en nuestras finanzas .

Mediante el seguro de vida, los beneficiarios, habitualmente, los miembros dependientes del asegurado podrán evitar la pérdida de los ingresos que este proveía para ellos. El seguro de vida pasa a ser parte de la herencia.

¿Se puede devolver el recibo del seguro?

Los seguros de vida son productos muy reconocibles por el usuario de a pie . Se trata de un producto de aseguramiento que viene acompañándonos desde hace muchísimo tiempo, y, a diferencia de los modelos de seguros , un producto muy conocido por su presencia en el mercado del aseguramiento, pero, a la vez, sobre el que desconocemos muchas cosas básicas. Cuando deseamos contratar un seguro de vida resulta interesante que adquiramos al menos los conocimientos básicos sobre este tipo de producto.

Estos conocimientos básicos no solo deben hacer referencia a lo qué es y representa un seguro de vida , sino también a los diferentes tipos de seguro que podemos encontrar en el mercado, a su funcionamiento, y por supuesto al modelo al que correspondan en cuanto a contratación, primas, etcétera.

TIPOS DE SEGUROS DE VIDA

Vamos, en primer lugar, al repasar los elementos básicos sobre lo que es y lo que significa un seguro de vida , así como cuestiones elementales sobre su funcionamiento.

Qué tener en cuenta antes de contratar un seguro de vida

Qué es un seguro de vida

Un seguro de vida es un seguro personal que viene a ofrecer cobertura sobre el riesgo de fallecimiento del asegurado, en el caso de muerte, o supervivencia a la finalización o vencimiento de la póliza contratada en caso de vida.

El objetivo de un seguro de vida es garantizar a los beneficiarios del asegurado una cantidad económica tras cumplirse las condiciones de contratación.

Las partes básicas que distinguen a quienes intervienen en este seguro son la de asegurado , que es quien obtiene la cobertura y sobre el pivota seguro, el tomador ) que es quien suscribe seguro y se hace responsable del pago de la prima y que, en caso de fallecimiento, necesitar el consentimiento del asegurado para la contratación del seguro, y por último el beneficiario que es quien recibe la indemnización que la aseguradora paga en caso de darse cuenta de las condiciones de vida o fallecimiento según se haya contratado.

Es importante el señalar que el tomador de un seguro con una duración que resulta superior a los seis meses podrá resolver este seguro en el plazo de 20 días contados desde que el asegurador entrega la póliza, l a deberá presentar por escrito generalmente se dé la cobertura del riesgo por parte del asegurador desde la fecha citada , en este caso encontrándose obligado a reembolsar las primas que si hubiera dado por satisfechas hasta la fecha.

SEGUROS DE AHORRO Y VIDA CONTRATAR

Un tomador puede nombrar beneficiarios sin consentimiento al asegurado, pero también puede revocarlos en cualquier momento. Cuando el producto se contrata con varios beneficiarios la prestación contratada se divide en partes iguales entre ellos.

En el caso del seguro para fallecimiento, el asegurador soluciona liberarse de su obligación cuando el fallecimiento del asegurado ocurre según circunstancias expresamente recogidas en las pólizas, aporta el asegurado con carácter general, causada dolosamente por el beneficiario obviamente elimina éste la prestación del contrato. Salvo condiciones expresas contrarias el riesgo de suicidio del asegurado queda cubierto a partir de un año la firma del contrato. Las pólizas deben recoger expresamente los derechos de rescate , y éste, puede ejercitarse a partir de que el tomador haya pagado las dos primeras anualesidades de las primas Este derecho de rescate no resulta aplicable a las pólizas de seguro de vida temporales para casos de muerte y seguro de vida para caso de vida.

Tipos de seguro de vida

Seguro temporal

El asegurador se obliga por el contrato de seguro a pagar una suma especificada si el asegurado fallece dentro de un período de tiempo especificado o, desde unos días (un viaje), varios años (entre 30 y 30) o hasta determinada edad (75 ó 100 años, según la aseguradora). Pero si el asegurado no sufre ningún mal durante el período, la aseguradora no tendrá que pagar la indemnización.
Este seguro de vida tiene la ventaja de ser muy económico para personas de edades jóvenes, pero el inconveniente es que se hace muy costoso para las personas mayores.

Además, las primas, o desembolso a efectuar por parte del asegurado, pueden ser:

  • A prima creciente, renovables: cada anualidad del seguro varia en función de la edad que va alcanzando el asegurado, de acuerdo con la evolución de su tasa de mortalidad.
  • A prima nivelada o constante: en el que el importe se ha determinado para que el tomador del seguro pague en los primeros años una prima superior a la que le correspondería por su edad y pague menos de la que le correspondería cuando por el paso del tiempo el seguro se encarezca.
  • A prima decreciente: En aquellos casos que el objeto principal sea cubrir la amortización de préstamos, el beneficiario será la Entidad Bancaria y el asegurador cubre un capital pendiente de amortizar por el asegurado.

SEGUROS DE VIDA CONTRATAR

Seguro de vida entera

Aquí el asegurador se obliga a pagar un capital a la muerte del asegurado sin tener en cuenta el momento de la muerte. La contraprestación puede ser en forma de renta o capital. El seguro de vida garantiza de forma vitalicia el capital asegurado contratado . Tiene un alto componente de riesgo, pero al ser cierta la prestación también tiene un componente de ahorro.

La finalidad de este tipo de vida es proporcionar a la familia oa la persona designada como beneficiaria un capital que pueda compensar la pérdida de los ingresos debida al fallecimiento del asegurado, facilitar a los herederos un capital que les permitir atender los gastos de transmisión de bienes o garantizar el pago de las deudas o hipotecas sin tener que recurrir al resto de la herencia.

Las primas, o desembolso a efectuar por parte del asegurado, pueden ser:

  • A prima vitalicia: se pagan hasta el momento de la muerte
  • A prima temporal: el pago de las primas se realiza por un período determinado ( ó 100 años) pero la cobertura del seguro se extiende hasta que se produce el fallecimiento.

Por supuesto existen muchos tipos de seguros diferenciados , y que todos conocemos. Pero también dentro de los seguros de vida o asociados de un modo u otro a estos encontramos seguros con entidad propia . En este caso vamos a repasar al menos tres de estas modalidades porque son las más habituales y su presencia, en algunos casos ha resultado muy notable en cuanto a crecimiento en los últimos años.

Seguro de ahorro

Los seguros de ahorro son uno de estos productos muy extendidos y apreciados por el ahorrador. Generalmente son seguros de ahorro para casos de supervivencia o de jubilación, y como objeto se marcaron la obtención capital al final del plazo convenido.

El citado capital se compone de las a portaciones del usuario más una rentabilidad pactada de antemano . Se de un producto que se orienta a las inversiones a medio y largo plazo para poder complementar las prestaciones de jubilación o, para obtener un capital más rendimiento diferido a futuro con el objetivo que el usuario se marque.

Debemos señalar que estos productos, con una fiscalidad similar a los productos de ahorro garantizado al uso , no son productos líquidos, es decir, no son productos que responden al bien ante el intento de rescate antes de su período de vencimiento. Esto ocurre ya que se trata de productos a plazo y que penalizan su rescate previo.

En cualquier caso un producto interesante para quienes buscan complementarios por ejemplo sus planes de pensiones en el futuro, o simplemente para quienes quieren ahorrar con garantías en un producto directamente asociado a un seguro de vida .

DIFERENTES TIPOS DE SEGUROS

Seguros mixtos

Este es un seguro tal vez menos conocido pero no por ello menos interesante para los perfiles que encuentran cómodos dentro de sus coberturas.

Por definición un seguro visto es aquel que une dentro de un mismo contrato en póliza un seguro de riesgo con un seguro de ahorro.

De esta manera el asegurado tiene a obtener cobertura en caso de fallecimiento pero también se asegura una prestación en caso de supervivencia a la edad prefijada en el contrato, el primero de los casos, el de fallecimiento, son los beneficiarios del asegurado los que perciben la cobertura en forma de prestación.

Seguro de rentas

Los seguros de rentas tienen diferentes modelos de propuesta, aunque, generalmente lo que nos proponen es la aportación de un capital público un pago de prima única durante un período determinado.

Combinado y enmarcado dentro de un seguro de vida, el asegurador lo que se garantiza es una renta vitalicia, o, en su defecto una renta temporal.

  • La renta vitalicia lo que propone es el pago de unas cantidades concretas a partir del vencimiento del seguro y mientras que el asegurado viva, el importe de esta ventas puede ser fijo o variable.
  • La renta temporal por su parte y como su nombre indica lo que nos propone es percibir una renta prefijada de antemano durante un tiempo determinado.

Estos seguros suelen asociarse en buena medida a complemento de los planes de pensiones o muy para rescatarse en el momento de la jubilación, ya que pueden servir de excelente complemento para la pensión de jubilación pública y que el usuario no pierda competitividad en cuanto a su salario referencial durante su desempeño laboral.

Tipos de Seguros Médicos

Alguna vez se ha preguntado cuántos tipos de seguros médicos existen. Tenemos cierta tendencia a equivocar los conceptos y asociar cuestiones como coberturas a modalidades de seguro, cuando, realmente, podríamos englobar todos los seguros médicos en dos tipos.

CONTRATAR SEGUROS MEDICOS

Y es que, como veremos a continuación, a la hora de contratar seguros de salud privados vamos a encontrar dos modalidades fundamentales; reembolso de gastos y asistencia sanitaria.

Vamos a repasar las particularidades de estos dos grandes tipos de seguro médico:

Reembolso de gastos

Se trata de un producto de aseguramiento que ofrece dentro de sus garantías la posibilidad de reembolsarse los gastos en que nos veamos inmersos a la hora de tratar nuestros problemas de salud, puede tratarse de reembolsos totales o parciales.

En este modelo de aseguramiento el usuario acude al médico de su elección y posteriormente presenta a la compañía los gastos que han de ser reembolsados, en función del contrato que plantea estos le serán devueltos en un porcentaje o de manera íntegra.

Fundamentalmente se trata de un seguro que se destina a aquellas personas que desean tratamiento médico más allá de los cuadros médicos que las aseguradoras proponen.

contratar seguros médicos

Asistencia sanitaria

En este caso, realmente e l modelo de seguro de salud más extendido, se ofrece la cobertura de salud a partir de la existencia de un cuadro médico aportado por la compañía en el que se incluyen tanto centros sanitarios como médicos y especialistas, todos ellos concertados por la compañía.

En su definición inicial y aunque caben muchas otras variables, debiéramos decir que se trata pues de un modelo de seguro de salud en el que la elección del profesional o del centro de asistencia no es libre del todo ya que se encuentra condicionada al cuadro médico que la aseguradora nos ofrezca.

Teniendo en cuenta que se trata de cuadros médicos realmente amplios, este es un modelo muy extendido de seguro ya que permite una elección amplia que puede realizar tanto por factores de proximidad como de percepción del usuario sobre el profesional o centro al que acude .

Lo que hay que saber de los seguros para jubilación

Dentro de los diferentes productos orientados para complementar las pensiones públicas de jubilación, los seguros para jubilación han cobrado un papel cada vez más relevante en los últimos años. Vamos a conocer algo más sobre este tipo de modelo de ahorro para la jubilación.

En las dos últimas décadas, fundamentalmente tras el cambio de siglo, la preocupación por encontrar buenas herramientas de ahorro se ha convertido casi en una obsesión para muchas personas. Esto tiene mucho sentido si nos damos cuenta que el futuro de las pensiones públicas no parece muy halagüeño.

Las diferentes opciones de ahorro para la jubilación han incorporado a los seguros como una herramienta útil, y además cada vez más demandada. Se trata de productos de ahorro combinados con seguros de vida en los que, como veremos, existen variedades y tipos diferentes que pueden acomodarse prácticamente a cada perfil de borrador.

Los seguros de jubilación

Como ya indicábamos los seguros de jubilación han ido creciendo de manera contundente durante los últimos años dentro de las preferencias de los ahorradores que miran su jubilación con preocupación.

Esto efectivamente tiene que ver con esa situación de preocupación por el futuro de las pensiones pensiones públicas , pero también con una lectura cada vez más crítica de otros productos como los planes de pensiones y un crecimiento importante de la valoración positiva de los seguros de vida y ahorro .

Hay que tener en cuenta que los planes de pensiones, aún muy extendidos, no suponen una respuesta definitiva ni mucho menos a la necesidad real de complementar las pensiones públicas, peor aún, se ha demostrado con el tiempo que una gran parte de la contratación de planes de pensiones se orientaban exclusivamente en su fiscalidad diferida o incluso en la contratación en batería con otros productos, como hipotecas . Esto ha generado un escenario en el que son muchos los suscriptores de planes de pensiones que ni siquiera saben el tipo de plan que posean, ni mucho menos su evolución en el tiempo.

En este contexto, es cuando los seguros de vida y ahorro toman forma de planes de ahorro que van ocupando una cuota de mercado cada vez superior, tanto por sus propias características y garantías como por tratarse de un producto claro, de condiciones muy específicas y con pocas dobles lecturas o letra pequeña.

En este post te damos consejos para acertar con el seguro de coche

SEGUROS DE AHORRO

Seguros y planes de ahorro

En este caso al hablar de planes de ahorro vamos a referirnos a la combinación entre un seguro de vida, en el que existe una cobertura para el riesgo de fallecimiento o invalidez del asegurado, y un sistema de ahorro a partir de las aportaciones realizadas por el asegurado, y que, según dichas aportaciones, toma un modelo u otro del producto.

Hay que tener claro desde el principio que no se trata de un producto monolítico , es decir, vamos a encontrar propuestas diferentes incluso interpretaciones distintas dentro de las mismas propuestas. Sin embargo, en referencia a otros productos de ahorro para la jubilación como los planes de pensiones si encontramos diferencias sustanciales.

Probablemente la primera gran diferencia estriba en la liquidez. Cuando hablamos de un seguro de ahorro para la jubilación lo hacemos sobre un producto de ahorro que puede tener diferentes objetivos, por ejemplo, convertirse en el futuro en una renta vitalicia en el momento de la jubilación, pero, a la vez, de un producto con mayor accesibilidad a liquidez que los citados planes de pensiones. Esto significa que mientras que los planes de pensiones podemos acceder en situaciones muy concretas al rescate de las aportaciones, en este tipo de seguros el acceso es más sencillo, eso sí, hay que tener en cuenta que se trata de un producto pensado para el largo plazo y que por tanto no va a bonificar ni mucho menos el rescate anticipado.

Al contrario, el rescate anticipado de un seguro de ahorro va a suponer una penalización notable, que puede darse generalmente en forma de una comisión sobre el beneficio obtenido dentro del interés pactado entre asegurado y aseguradora. Es importante tener claro que en el caso de los seguros de ahorro garantizados en capital principal no se vería afectado en el rescate, pero, lógicamente, haber tenido durante un periodo de tiempo o dinero inmovilizado para no obtener rentabilidad alguna es ya en sí mismo perder dinero .

Cómo funcionan los seguros para la jubilación

El funcionamiento de este tipo de seguros es muy similar al de los productos de ahorro garantizado , es decir, parte haremos una rentabilidad garantizada de antemano, realizaremos nuestra aportación o aportaciones y respetaremos un periodo de tiempo concreto para obtener la rentabilidad citada. Es cierto de todos modos que podemos encontrar otras variables dentro de las propuestas, por ello resulta básico prestar mucha atención a las condiciones particulares del producto que se nos vaya a ofrecer.

Por otro lado es importante saber que en los seguros de ahorro para la jubilación no se ofrece el mismo tratamiento fiscal inmediato que a los planes de pensiones, es decir, no van a ser desagradables en el IRPF con una fiscalidad diferida. Sin embargo, en el momento del rescate del capital o renta obtenida sólo estaremos obligados a la declaración sobre las plusvalías obtenidas, esto se convierte especialmente importante en el caso de las rentas vitalicias .

Por otro lado debemos recordar que, en el caso de los seguros de ahorro , no encontramos la flexibilidad de la posibilidad de traspaso entre seguros que si se da en el caso de los planes de pensiones. Si deseamos sacar nuestro dinero en un seguro de ahorro para colocarlo en otro tenemos necesariamente liquidar el primero, con lo que esto puede suponer de penalización.

¿Sabes qué es la buena fe en los seguros de vida? Aquí te lo explicamos

CONTRATAR SEGUROS PARA LA JUBILACION

Tipos de seguros de ahorro

Como ya hemos indicado existen opciones diversas que pueden cubrir perfectamente esta función de seguro de ahorro para la jubilación, sin embargo, hay modelos más destacados que, los más conocidos son los PPA o Planes de Previsión Asegurados y por otro lado los PIAS o Planes Individuales de Ahorro Sistemático .

Planes Individuales de Ahorro Sistemático PIAS

Se trata de un seguro de vida orientado a captar capital y ofrecer rendimiento sobre dicho capital con una orientación clara a la jubilación del titular .

Es un producto garantizado que nos permite realizar aportaciones periódicas para ir incrementando el capital, aunque también nos permite la posibilidad de realizar aportaciones únicas y extraordinarias. En cualquier caso estas aportaciones se remunerar en función del tipo de interés mínimo pactado con la aseguradora a la firma del producto.

La particularidad más destacable de este seguro de ahorro, junto con su garantía, es la opción de convertir el rescate tras el vencimiento del producto en una renta vitalicia. Es decir, cuando llega el momento del vencimiento que se corresponde con la jubilación del asegurado, el usuario resultado una renta mensual pactada de antemano y que va a depender del capital acumulado en el producto.

Planes de Previsión Asegurados PPA

También es un plan de ahorro con forma de seguro de ahorro , pero comparte algunas características con los planes de pensiones.

Como seguro que es, conserva la cobertura de fallecimiento e invalidez, pero también las características de aportaciones de interés mínimo garantizado. Ahora bien, a la hora de la liquidez y la fiscalidad, este producto viene a comportarse más como un plan de pensiones que como un plan de ahorros. En este caso por ejemplo no sólo se trata de la fiscalidad, sino también de la posibilidad de realizar traspasos entre PPA , algo que no ocurre en otros seguros de ahorro. La gran diferencia por supuesto estriba en la rentabilidad mínima garantizada que no siempre va a ser habitual encontrar en los planes de pensiones ni mucho menos.

El caso particular de los Unit Linked

Realmente cuando se habla de seguros de ahorro en forma de plan de ahorro para la jubilación los Unit Linked no debieran formar parte de la categoría, o al menos, deben hacerlo de manera muy particular debido a sus características.

Este tipo de producto, si bien toma una estructura de seguro de vida, para aprovechar las ventajas tributarias a la hora de la recuperación del dinero invertido, no ofrece una rentabilidad garantizada, más aún, se trata de un modelo de inversión en el que no sólo no se encuentra garantizada la rentabilidad, tampoco el capital aportado.

El dinero que aportamos en estos productos se dirigen a diferentes inversiones y es el resultado de estas inversiones el que determina realmente el monto final de la operación. Obviamente, las opciones de rentabilidad son mucho mayores que en los productos garantizados por la cuestión lógica de la propia evolución de los mercados, sin embargo, los riesgos también son mucho mayores.

R ealmente contratar nuestros productos debe ser una opción meditada y conocer a fondo el riesgo que nuestro dinero está asumiendo ya que, desde luego, a pesar de tener un seguro de vida asociado no existe garantía sobre nuestro capital .